Menu

Se trata de un dispositivo médico destinado para administrar medicamentos inhalados, adecuado para el tratamiento de enfermedades respiratorias.

Para qué sirve un nebulizador

Transforma un medicamento líquido en pequeñas partículas respirables o aerosol  para que pueda ser inhalado por la persona que lo usa a través de una mascarilla o una boquilla. Su administración es cómoda y fácil ya que llega directamente 

De este modo, es posible administrar de forma cómoda y fácil un medicamento y que llegue directamente a la vía respiratoria, provocando menos efectos secundarios que por otros medios.

Beneficios del nebulizador portátil

El nebulizador medicamentos permite que el fármaco se deposite directamente en las zonas afectadas de las vías respiratorias, siendo más eficaz, rápido y con menos efectos secundarios.

Se puede utilizar con una gran variedad de medicamentos y combinarlos en una misma nebulización. Al igual que puede regularse la dosis del medicamento, adaptándose a las necesidades del tratamiento del enfermo.

Mejora la calidad de vida quien lo necesite ya que puede realizarse el tratamiento cómodamente en casa.

Tipos de nebulizadores

Se diferencian en función del tipo de compresor que utilizan para convertir el medicamento líquido en aerosol, siendo tres los principales tipos de nebulizador: inhalador nebulizador con compresor, nebulizadores ultrasónicos y nebulizadores de malla.

Nebulizador con compresor 

La máquina nebulizadora utiliza aire comprimido, generado por un compresor eléctrico o de gas, para crear el aerosol. Es muy eficiente, sirviendo para nebulizar broncodilatadores, antiinflamatorios, antibióticos y también suero salino. Es más ruidoso que los demás.

Nebulizador ultrasónico

Un nebulizador ultrasónico utiliza vibraciones de muy alta frecuencia (ultrasónicas) para convertir el líquido en aerosol. Son más rápidos, menos ruidosos y suelen ser nebulizadores eléctrico portátiles. Además, permiten nebulizar grandes cantidades de líquidos.

Sin embargo, son menos utilizados y no se recomienda su uso para administrar medicamentos, ya el calor generado en la vibración puede alterar la medicación. Se utilizan principalmente para hidratar la vía respiratoria superior mediante la nebulización de suero hipertónico.

Nebulizador de malla

Utiliza una malla que vibra a alta frecuencia para convertir el líquido en aerosol. Este sistema permite que este tipo de nebulizador sea compacto y silencioso.

Es el modelo más rápido y efectivo. Requiere una limpieza más frecuente. Su funcionamiento es a través de batería, por lo que sirve como nebulizador portátil.

Son válidos para nebulizar broncodilatadores, antiinflamatorios, antibióticos y también suero hipertónico.

Cómo usar de forma correcta el nebulizador

Preparación de la nebulización

Lo más importante en la preparación es la higiene, para evitar la contaminación por bacterias, virus u hongos que puedan llegar a las vías respiratorias. La persona que lo use se debe lavar muy bien las manos antes de preparar la nebulización.

Hay que preparar la nebulización poco antes de comenzar el tratamiento y ser cuidadoso llenando el recipiente con la dosis exacta de medicamento.

Nebulización

En el momento de la nebulización se recomienda estar sentado cerca del nebulizador, en una posición cómoda y erguida. Con los nebulizaciones con respirador se debe respirar por la boca de forma lenta y profunda haciendo apneas (aguantando el aire dentro) unos segundos. 

Para que la medicina sea inhalada completamente y la nebulización sea efectiva, debe ajustase correctamente la mascarilla a la cara o sellar bien los labios a la boquilla. 

El tiempo que dura la nebulización depende del dispositivo y de la dosis de la medicación. Lo habitual es entre 10 y 15 minutos.

Una vez terminada la nebulización, hay que enjuagarse correctamente la boca con un colutorio para eliminar los restos de medicación, sobre todo si contenía corticoides. Y si se ha usado mascarilla, también hay que lavarse la cara y la nariz. 

Limpieza del nebulizador

Es importante limpiar muy bien el equipo tras su uso. La limpieza de cada nebulizador debe adaptarse a las instrucciones del fabricante.