Menu

La apnea del sueño es un trastorno común en donde la respiración se interrumpe o se hace muy superficial. Estas interrupciones pueden durar desde unos pocos segundos a minutos y pueden ocurrir más de 30 veces por hora. El tipo más común es la apnea obstructiva del sueño. Esta causa un colapso en las vías respiratorias o una obstrucción de ellas durante el sueño. Luego, la respiración vuelve con un ronquido o resoplido. La gente que padece de apnea suele roncar muy fuerte. De todos modos, no todas las personas que roncan tienen apnea.

La máquina para tratar la apnea del sueño (CPAP: Continuous Positive Airway Pressure) es un compresor de aire que produce una presión positiva y constante, lo que permite mantener abierta la vía aérea. Así es como previene ese colapso de la vía aérea, además de las pausas respiratorias, ayudando al descanso.

La presión puede ser más o menos intensa, dependiendo de las características de la persona. De hecho, es recomendable adecuarla de manera individual. Para ello, la máquina incluye la opción de "rampa" para comenzar por una presión menos intensa y más cómoda, e ir incrementando hasta alcanzar el valor establecido, en un margen de tiempo de 10 minutos.