Menu

¿Qué es la pulsioximetría?

 

Es un método que se encarga de la medición no invasiva del oxigeno transportado en sangre a través de los vasos sanguíneos, además de leer tu ritmo cardíaco. Esta técnica se realiza a través de un pulsioxímetro. Su uso se ha convertido habitual en el uso domestico, ya que es un aparato cómodo y fácil de usar.

El objetivo es mantener la saturación de oxígeno por encima de 90% en todas las actividades. El médico indicará el valor objetivo de saturación de oxígeno específico para el paciente, y la tasa de flujo regular que por lo general deberá mantener su saturación de oxígeno a dicho nivel.

Esto le permitirá al paciente pasar más tiempo fuera de la casa, más tiempo entre resurtidos y más paz mental de que tendrá suficiente oxígeno disponible.

¿Qué son los Pulsioxímetros?

Los pulsioxímetros forman parte del equipo de electromedicina. Se encuentran entre los pulsómetros pero además de medir la frecuencia cardíacaestos dispositivos son aparatos que miden la saturación de oxígeno en sangre en pacientes con problemas cardiovasculares.

Gracias al uso de un pulsioximetro u oximetro, el paciente podrá conocer cuál es la tasa mínima de oxigeno en sangre en su dispositivo portátil, y podrá aumentar la duración de su suministro de oxígeno.

¿Para qué sirve un pulsioxímetro?

El pulsioxímetro mide la saturación del oxígeno de la sangre y los cambios en el volumen de sangre en la piel, con un método eficaz y de una manera económica y ventajosa.

Tener un bajo nivel de oxigeno en sangre, significa que los niveles de oxígeno en la sangre arterial caen por debajo de los parámetros normales, que se hallan entre 96 y 100% de saturación.

Al caer el oxígeno por debajo del 85 o 90%, tus células dejan de funcionar normalmente, alterando el funcionamiento del organismo.

Cuando estos niveles descienden, forzosamente comienzas a tener  síntomas de la falta de oxígeno en la sangre como graves dificultades respiratorias.

¿Cómo funciona un pulsioxímetro?

Se coloca el pulsioxímetro de dedo, en una parte del cuerpo que sea relativamente translúcida y tenga un buen flujo sanguíneo, por ejemplo los dedos de la mano o del pie o el lóbulo de la oreja. 

El dispositivo emite luz con dos longitudes de onda de 660 nm (roja) y 940 nm (infrarroja) que son características respectivamente de la oxihemoglobina y la hemoglobina reducida. La mayor parte de la luz es absorbida por el tejido conectivo, piel, hueso y sangre venosa en una cantidad constante, produciéndose un pequeño incremento de esta absorción en la sangre arterial con cada latido, lo que significa que es necesaria la presencia de pulso arterial para que el aparato reconozca alguna señal.

Mediante la comparación de la luz que absorbe durante la onda pulsátil con respecto a la absorción basal, se calcula el porcentaje de oxihemoglobina. Sólo se mide la absorción neta durante una onda de pulso, lo que minimiza la influencia de tejidos, venas y capilares en el resultado.

El pulsioxímetro mide la saturación de oxígeno en los tejidos, tiene un transductor con dos piezas, un emisor de luz y un fotodetector, generalmente en forma de pinza y que se suele colocar en el dedo, después se espera recibir la información en la pantalla: la saturación de oxígeno, frecuencia cardíaca y curva de pulso. La correlación entre la saturación de oxígeno y la PaO2 viene determinada por la curva de disociación de la oxihemoglobina.

Tipos de pulsioxímetros

Hoy en día los pulsioxímetros tienen un diseño compacto y fácil de transportar. Puedes elegir entre los diferentes tipos:

 

Pulsioxímetro de dedo: Este tipo de pulsometros se colocan en la punta de cualquier dedo de la mano, proporcionándote la lectura de la saturación de oxígeno y el pulso. Este medidor de oxigeno en sangre suelen ser instrumentos muy sencillos de usar, pensados para ser empleados en cualquier momento, logrando la medición en tan solo unos pocos segundos, por los que los pulsioxímetro de dedo son perfectos para tenerlos en casa.


Pulsioxímetro de muñeca: El sensor se coloca alrededor de la muñeca y se ajusta a esta, su uso se limita a casos muy especiales en los que hay que monitorizar al paciente y éste no es capaz de mantener el sensor en el dedo todo el rato. Es el más utilizado en clínicas.

Pulsioxímetro de mesa: este equipo es mas sofisticado y preciso y está destinado a profesionales y hospitales, donde su uso es más común, ya que este pulsioximetro funciona colocando un sensor en el dedo del paciente, y que se conecta a una máquina portátil donde se vuelvas los resultados de la búsqueda.

¿Qué pulsioxímetro es mejor para mi?

Si estás pensando en comprar un oximetro para uso personal, el pulsioxímetro de dedo es el más habitual, y el que más se usa en casa para medir tanto el nivel de oxígeno, como la frecuencia cardíaca, ya que su funcionamiento es muy sencillo, solo necesitas introducir el dedo en el sensor.

La mayoría de nuestros modelos de pulsioxímetro de dedo cuentan con una pantalla LCD donde podrás ver todos los datos que el aparto proporcione con su lectura. También son muy cómodos y fáciles de transportar debido a su ligero peso, además de contar con baterías de alta duración.

En Grupo R. Queraltó, tu ortopedia online,  contamos una amplia gama de pulsioxímetros con los que medir el porcentaje de oxígeno en la sangre y la frecuencia cardíaca de una persona