Menu

Nuestras muletas

Todos hemos tenido que caminar con muletas alguna vez en la vida y sabemos que las muletas deben adaptarse adecuadamente a cada persona en el caso de que se necesite optimizar de forma más exhaustiva deberá decidirse por las muletas acolchadas.

En Queraltó ofrecemos una gama de muletas con las que tendrás una ayuda perfecta para caminar.

Te mostramos algunas diferencias entre nuestros productos para que elijas el que mejor se adecúe a tus necesidades. Todos tienen en común su precio asequible, pudiendo prescindir de muletas de segunda mano, ya que se trata de un producto que necesita estar en condiciones óptimas para garantizar la máxima seguridad al usuario.

Tipos de muletas

La muleta o bastón inglés, también conocido como bastón ortopédico, muletas canadienses o muletas de soporte. Por lo general son más robustas que las muletillas. Tienen un peso extremadamente bajo por estar fabricadas con aluminio de alta calidad, siendo resistentes a condiciones climática.

La muletilla cuenta con puño anatómico y contera antideslizante, aportando seguridad a la persona que lo utiliza.

Disponemos de una amplia variedad en diseños, pudiendo elegir entre multitud de colores.

En ambos tipos de producto podrás encontrar modelos regulables en altura o fijo.

¿Para qué sirven las muletas?

Las muletas ortopédicas sirven para apoyar el peso del cuerpo cuando se tienen problemas a la hora de caminar, por una lesión o dolencia. La estabilidad que dan las muletas anatómicas permite al usuario acelerar su recuperación.

 

¿Cómo usar muletas?

Las muletas plegables son una buena opción después de una lesión en las extremidades inferiores para ayudar con el equilibrio y la estabilidad del paciente. Sin embargo, si se utilizan mal pueden aparecer otros problemas por eso te aconsejamos de cómo usar las muletas correctamente.

En primer lugar, se debe ajustar las muletas ergonómicas a la altura del paciente, los mangos deben estar al nivel de la cadera.

Las manos son las que se encargan de soportar el peso y no las axilas. A su vez los codos deben estar flexionados cuando se agarre los mangos.

Recuerda que al caminar adelantamos el brazo contrario a la pierna que avanzamos por eso las muletas para caminar se deben usar en el lado contrario del miembro inferior afectado.