Menu

*Si su entidad o empresa se encuentra entre alguna de las modalidades contempladas en el Decreto-ley 15/2020, de 21 de abril, indíquenoslo antes de realizar su pedido, enviando un email a clientes@queralto.com , para aplicar adecuadamente el IVA en su pedido, en productos necesarios para combatir los efectos del COVID-19.

COMPRAR MASCARILLAS ANTIVIRUS:

Las mascarillas quirúrgicas y las máscarillas FFP (Filtering Face Piece), un tipo de máscara de protección respiratoria), son las principales medidas de barrera usadas en los centros sanitarios para evitar que, los trabajadores de salud y otras personas (pacientes, visitantes,…) puedan adquirir, a través de su boca y nariz, los gérmenes que colonizan o infectan las mucosas respiratorias de los pacientes y que estos proyectan al exterior (cuando respiran, hablan, tosen o estornudan) en forma de gotitas y/o aerosoles.

 

El uso de las mascarillas quirúrgicas y de las mascarillas FPP, juega un papel importante dentro de las estrategias de aplicación de las Precauciones de Prevención y Control de Infección, tanto de las Precauciones Estándar como de las Precauciones, para evitar la transmisión de gérmenes.

 

Principales tipos de mascarillas

 

Mascarillas quirúrgicas

 

Las mascarillas quirúrgicas son usadas tradicionalmente para reducir la posibilidad de infecciones. Estas mascarillas médicas están destinadas a evitar la propagación de agentes patógenos, bacterias o virus, que son normalmente microorganismos presentes en la boca, nariz o garganta que pueden ser proyectados al exterior, contaminando al respirar, hablar, toser o estornudar.

 

Una mascarilla quirúrgica es “un producto sanitario que cubre la boca y la nariz, proporcionando una barrera para reducir al mínimo la transmisión directa de agentes infecciosos entre el personal quirúrgico y el paciente”.

 

Según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, estas mascarillas deben ser empleadas en pacientes diagnosticados o aquellos con síntomas de infección respiratoria, así como el personal que le acompañe. 

 

Estas mascarillas desechables también son usadas para evitar salpicaduras de fluidos o sangre en intervenciones médicas, y no son reutilizables.

 

Mascarillas higiénicas

 

Las mascarillas higiénicas son un complemento a las medidas de distanciamiento físico e higiene recomendadas por el Ministerio de Sanidad en el contexto de la pandemia de la COVID-19.  No son de uso médico.

 

Cubren boca, nariz y barbilla y están provistas de un arnés que rodea la cabeza o se sujeta en las orejas. Suelen estar compuestas por una o varias capas de material textil y pueden ser reutilizables o de un solo uso.

 

Estas mascarillas higiénicas o de barrera pueden ser reutilizadas, siempre que se limpien y desinfecten según sus especificaciones.

 

Mascarillas FPP

 

Estas mascarillas se consideran EPI (Equipos de protección respiratoria), están diseñados específicamente para proteger a los usuarios contra contaminantes ambientales (agentes químicos, biológicos…).

 

Estas mascarillas antivirus se recomiendan fundamentalmente para su empleo por profesionales para crear una barrera entre un riesgo potencial y el usuario. También pueden estar recomendadas para grupos vulnerables por indicación médica.

 

Las mascarillas FFP están diseñadas para proteger de fuera hacia dentro y, además de proteger contra las partículas de mayor tamaño que impactan en su superficie externa, están diseñadas para actuar como un filtro de los aerosoles, filtrando así el aire y evitando la entrada de partículas contaminantes a nuestro organismo..

 

Cómo ponerse y quitarse la mascarilla quirúrgica

Llevar una mascarilla no sólo garantiza tu seguridad, para mantener una buena salud y protección del virus y los gérmenes, es necesario saber cómo ponertela y quitártela correctamente, para que no resulte contraproducente.

Los expertos han dado una serie de recomendaciones y consejos para hacerlo con precaución:

1. Antes de tocar la mascarilla, asegúrese de tener las manos limpias, las puedes lavar con agua y jabón o un gel desinfectante.

2. Revise que la mascarilla no esté dañada, como rasgaduras o algún agujero. Asegúrese de tener el lado correcto de la mascarilla quirúrgica hacia afuera (normalmente, la parte de color)

3. Colóquese la mascarilla sobre la cara, colocando las gomillas alrededor de las orejas. El borde rígido (o tira de metal) debe quedar arriba, pellizquela  para que se amolde a la forma de su nariz.

4. Tire hacia abajo de la parte inferior de la mascarilla para que le cubra la boca y la barbilla, esta debe quedar totalmente ajustada sin que queden huecos entre la cara y la mascarilla.

5. Después de usarla, quítese la mascarilla; retira las cintas elásticas de detrás de las orejas hacia delante (con las manos limpias) manteniendo la mascarilla alejada de la cara y la ropa, para no tocar las superficies potencialmente contaminadas de la mascarilla.

6. Deseche la mascarilla inmediatamente en un contenedor cerrado después de su uso, sin tocar en ningún momento la parte frontal de la mascarilla.

7.  Lávese las manos después de tocar o desechar la mascarilla, con un gel desinfectante o con agua y jabón.

¿Cómo se ajustan las mascarillas?

 

Las mascarillas antivirus pueden tener distintas formas (rectangular con pliegues, en pico de pato…); también pueden tener características adicionales, como un escudo facial para proteger los ojos (con o sin función anti-niebla) o un puente nasal para mejorar el ajuste al contorno de la nariz; en general suelen cubrir también el mentón.

Deben estar sujetas de manera que se prevenga al máximo la entrada y salida de aire por los lados, para lo que las cintas deben estar apretadas de manera que la mascarilla se ajuste al contorno facial.

Para las mascarillas FFP, el usuario de estos protectores debe asegurarse de que están bien ajustados a su perfil facial (se dificulta si la persona lleva barba o patillas). Es fácil comprobar si existe un buen ajuste exhalando con fuerza el aire y poniendo las manos alrededor del protector para comprobar si sale aire por los laterales, o inhalando con fuerza y comprobando que se produce una depresión en la máscara.

El uso de mascarillas como Equipo de Protección Individual deberá complementarse con una correcta higiene de manos (lavados frecuentes con agua y jabón y uso de geles desinfectantes hidroalcohólicos), así como el uso de otros instrumentos con esta misma función (EPIs) como viseras protectoras, guantes, ropa de protección o pantallas de protección para negocios.