Menu

IMPORTANCIA DE LA LAVANDERÍA HOSPITALARIA

La higiene en el sector sanitario es algo fundamental para garantizar el máximo cuidado y salud de los pacientes. No solo es importante esterilizar y mantener limpios los utensilios médicos, también es importante mantener la limpieza e higiene en la ropa, por lo que el servicio de lavandería en el sector sanitario desempeña una función fundamental, que es convertir la ropa sucia y contaminada, en ropa limpia que garantice el bienestar de pacientes y trabajadores del centro.

Existe una diferencia importante entre ropa sucia y contaminada. La ropa sucia es toda la proveniente de la atención de pacientes que no contenga sangre o cualquier fluido corporal.

La ropa contaminada, sin embargo, es aquella que contiene sangre, líquidos corporales, secreciones o materia orgánica del paciente.

La manipulación de ropa sucia y contaminada puede ser una fuente de infecciones para el personal sanitario que la manipula en los servicios o para el personal de la lavandería, por lo que se debe cumplir con algunas normas básicas de prevención en su manipulación.

Para garantizar que esta ropa se transporte y distribuya de manera segura existen los carros de ropa limpia.

 

¿QUÉ NECESITAS SABER DE LOS CARROS DE ROPA?

 

Debemos tener en cuenta que es aconsejable tener diferentes tipos de carros, es decir, debemos intentar que los carros de transporte de ropa limpia no sean los mismos que aquellos utilizados para ropa sucia.

Estos carros para ropa sucia con ruedas están equipados con un contenedor de clasificación, cesta y estantería con rejilla ajustable.

Están disponible en 2 capacidades, para camas de 20 o camas de 20-30 y también hay opción de elegir entre 5 colores.

 

CONSEJOS PARA CUIDAR DE LOS CARROS DE ROPA

De no resultar posible contar con carros de ropa para lavandería diferentes para cada tipo de ropa, se debería limpiar y desinfectar el carro de ropa de transporte luego de trasladar ropa sucia.

Toda ropa limpia debe ser transportada dentro de bolsas plásticas limpias desde el lugar de procesamiento hasta el lugar de uso (planta o quirófanos).

La ropa limpia que sea transportada en bolsas nunca debe tirarse al suelo.

Se deben lavar todos los elementos de uso y transporte que haya estado en contacto con agua y detergente, y luego desinfectar.