Menu

NUESTRAS CAMAS ARTICULADAS ELÉCTRICAS

La cama es el lugar donde pasamos la mayor parte del tiempo por eso es muy importante elegir la más adecuada para tener una excelente comodidad.

Las camas articuladas son las ideales para conseguir un buen descanso, aunque tradicionalmente estas camas han estado ligadas a los centros de salud cada vez son más usuales en los hogares donde viven personas mayores, discapacitadas o encamadas.

Las camas articuladas para enfermos mejoran el descanso gracias a la regulación de la postura a través del mando que incorporan.

¿CUÁL ES LA MEJOR CAMA ARTICULADA ELÉCTRICA?


La mejor cama articulada dependerá de las características físicas de la persona que le va a dar uso.


Son ideales para personas con movilidad reducida que tengan inconvenientes para levantarse, pasan una gran parte del día en cama, muy prácticas para los cuidadores y los cuidados que practican. Una cama articulada con carro elevador es un accesorio que facilitará la hará la vida tanto al enfermo como a la persona cuidadora.


Una característica a tener en cuenta es elegir una cama articulada eléctrica y no manual. Si es eléctrica, la persona encamada puede adaptar su posición sin necesidad de ayuda externa.


Una cama con ruedas puede suponer una gran ventaja para el personal sanitario que podrán trasladar de forma cómoda al enfermo de una estancia a otra. Estas camas articuladas para enfermos deben tener un sistema para inmovilizar la cama y evitar desplazamientos inesperados.


La seguridad hay que tenerla en cuenta a la hora de escoger la mejor cama articulada. Algunas, incorporan barandillas, que si son abatibles, resultan mucho más cómodas, sobre todo para la persona cuidadora, ya que te permitirá curar, lavar y cambiar al paciente con más facilidad.


En cualquier caso, lo importante es mejorar la calidad de vida de la persona con movilidad reducida. En nuestra ortopedia online, Grupo R. Queraltó podrás encontrar camas articuladas baratas de la mejor calidad posible.


Los pacientes se merecen lo mejor no te arriesgues comprando camas articuladas de segunda mano que no te dan garantías y puede salirte más caras que una cama articulada nueva.