Menu

ALMOHADILLAS ELÉCTRICA

Para el tratamiento de lesiones leves en la zona de las cervicales, la almohadilla eléctrica resulta ser un tratamiento que da muy buenos resultados.

La almohadilla térmica ayuda a aliviar los dolores. La acción de este elemento, y por lo que lo que ayuda a la mejora de las cervicales, radica en la relajación de los músculos que provoca una disminución de los espasmos del dolor y así facilita la posibilidad de elongación de los tejidos musculares que se encuentran dañados.

A nivel neurológico, la almohadilla eléctrica estimula los receptores sensoriales, de manera que los mismos disminuyen las señales de dolor que son enviadas al cerebro.

Una almohadilla térmica lumbar eléctrica tiene dos objetivos muy específicos, que son calentar y tonificar. Aunque no siempre tenga un propósito de alivio, este tipo de producto también son utilizados por la simple necesidad de calor para días muy fríos.

Recomendaciones para el uso de la almohadilla térmica:

Colocar entre la almohadilla eléctrica cervical y tu cuerpo una toalla pequeña para evitar quemarte cuando esta calienta demasiado.

Se recomienda en las almohadillas eléctricas para la espalda o almohadillas térmicas para el cuello una exposición de intervalos de 15 minutos encendida, y otro cuarto de hora apagada. De esta manera, el calor remanente mantendrá el calor lo suficientemente tibios para conseguir su efecto.

Es importante no quedarse dormido con la misma encendida en la cama. Tampoco es recomendable usarla durante las primeras 48 horas de haber sufrido algún tipo de lesión.

Si la zona dolorida está inflamada, no usarla, ya que provoca un aumento de la circulación. Hay que recordar que la inflamación es un proceso de recuperación en el que aumenta la circulación en la zona dañada para proceder a la recuperación de los tejidos afectados.

No se puede usar la almohadilla térmica cervical sobre una herida expuesta cuando se tiene diabetes, trombosis, dermatitis o cualquier otro tipo de enfermedad cardiopulmonar.

Todas estas recomendaciones deben de ir acompañadas de una actitud responsable en el uso de la almohadilla térmica de cuello, almohadilla eléctrica cervical o almohadilla térmica lumbar eléctrica, así como de la supervisión de su médico de cabecera cuando lo requiera.

Todos los tipos de almohadillas eléctricas que tenemos en Queraltó son eléctricas y de calor seco o húmedo, y poseen un control de temperatura para poder regular la intensidad del calor. Los puedes encontrar de diferentes medidas según las necesidades de cada uno, y de diferentes números de posiciones para regular la temperatura.