Menu

HISTORIA

Historia de Grupo R. Queraltó

El origen de Grupo R. Queraltó se remonta a 1898, año en el que Domingo Queraltó Horta (predecesor de los actuales propietarios) abrió un “bazar de productos médicos”, para actuar como proveedor hacia hospitales y farmacias, en el centro de Sevilla, concretamente en la calle Cerrajería. Este negocio se fue ampliando a lo largo de los años, ampliando su oferta y llegando al público en general.

La segunda generación, liderada por José Queraltó Rosal, expandió su venta hacia todo el territorio nacional e incorporó una nueva línea de negocio: la óptica. En estos momentos se convertía en una compañía diferenciada al contar con dos líneas de negocio distintas: ortopedia y suministros hospitalarios.

José Queraltó Dastis, hijo de José Queraltó Rosal, fue quien se encargó de seguir ampliando la distribución por toda España, así como el número de tiendas físicas (ortopedias), pasando de 3 a 10 establecimientos.

En 1985, José Queraltó Dastis fundaba la empresa Mobiclinic S.L., dedicada a la fabricación de mobiliario clínico y hospitalario. Durante esta misma década, la línea de ortopedia se decidió concentrar en Ortopedia Queraltó S.L. y la línea de suministros hospitalarios, en la compañía José Queraltó Rosal S.A.

En 2012, la propiedad de las empresas Mobiclinic S.L. y José Queraltó S.A. pasaba a Reyes Queraltó, hija de José Queraltó Dastis. Es en este momento cuando se forma el Grupo Comercial R. Queraltó. La empresa José Queraltó Rosal S.A. pasaba a convertirse en Grupo R. Queraltó S.A., nuestra actual empresa.

La actividad empresarial quedaba organizada en dos ramas: Ortopedia Queraltó S.L. y Grupo R. Queraltó, cada una con un modelo empresarial distinto a la otra y sin relaciones comerciales entre ellas.

El Grupo R. Queraltó, propiedad de Reyes Queraltó, estaba compuesto por dos empresas independientes: Grupo R. Queraltó S.A. (enfocada en el suministro hospitalario y ortopedia) y Mobiclinic S.L. (fabricación de mobiliario hospitalario).

La plantilla de la compañía pasó de 18 empleados en 2014 a más de 80 en la actualidad, organizada por la presidenta, Reyes Queraltó, y el director general, Francisco Abad. 

 

CANALES DE DISTRIBUCIÓN

En sus orígenes, el grupo comercializaba sus referencias a través de canales convencionales (hospitales, centros de salud, etc.), con un equipo comercial formado por 6 vendedores especialistas. La actividad comercial se desarrollaba únicamente en el España, especialmente en Andalucía y Extremadura.

Ante resultar imposible prever el comportamiento del escenario económico tras la crisis, en 2010, la compañía comienza a dar sus primeros pasos hacia la estrategia digital, adaptándose de esta forma a las nuevas tecnologías, como una oportunidad de crecimiento frente al canal de venta tradicional. Esto se llevó a cabo a través de la web de Queraltó.

En 2014, gracias a la puesta en marcha del e-commerce, se facturaba más de un millón de euros, con un crecimiento progresivo hasta la fecha. El aumento de las ventas favorecía a la venta tradicional, pues una mayor dimensión de la empresa fomentaba la ampliación de la oferta y la gama de productos hacia los clientes, permitiendo establecer precios más competitivos.

Ya en el año 2017, la facturación del Grupo Comercial R. Queraltó (Grupo R.Queraltó y Mobiclinic S.L.) ascendía a 9.6 millones de euros (la mayor parte correspondiente al canal digital), con más de 1000 pedidos diarios desde e-commerce hacia más de 30 países.

Las ventas correspondientes al canal convencional se relacionaban con clientes profesionales: hospitales, centros de salud, geriátricos, etc., servidos directamente y atendidos por vendedores especializados.

En el ámbito digital se establecía una estrategia multidominio y multimarca, dirigiéndose tanto al consumidor final  (B2C) mediante webs propias y marketplaces, como a otras plataformas profesionales (B2B).

Gracias al continuo crecimiento a través de la estrategia digital, en el año 2019, Grupo R. Queraltó junto con su marca propia, Mobiclinic, consigue facturar casi 15 millones de euros, frente a unos 5 millones en 2014, presentando así una sólida posición financiera.

De cara al futuro, la compañía seguirá persiguiendo llevar la marca a lo más alto por todo el mundo, todo ello mediante la transformación digital y vocación internacional.